¿Conoces el síndrome del impostor?


¿Eres un impostor? Quizás nunca te hayas puesto a reflexionar sobre si lo eres o no. Con otras preguntas puede que lo entiendas mejor. ¿Sientes que engañas a todo el mundo? ¿Qué tus acciones no tienen un fundamento sólido? ¿Sientes que nada de lo que haces es real? ¿Te da miedo que un día alguien descubra que todas tus acciones son en realidad producto de un esfuerzo mediocre? ¿Sientes que nada de lo que haces vale lo que otros creen que vale? Pues si la respuesta es sí a más de una de estas preguntas, posiblemente sientas que eres un impostor, y que un día alguien te va a descubrir.


Pero tranquilo, es importante que sepas que ese “impostor” que crees que vive en tí en realidad no existe. Se trata de un síndrome que te hace creer que nada de lo que haces es lo suficientemente bueno, o lo suficientemente válido.


Una vez que ya sabes que tienes el síndrome, ¿Qué puedes hacer para superarlo? En primer lugar, tienes que ser consciente de tus fortalezas. Por ello, te aconsejamos que hagas una lista con tus capacidades, pero sobre todo, con tus logros. Apunta cada pequeña cosa que vayas realizando que quizás te parezca una tontería en su momento. Con el paso del tiempo estas pequeñas acciones van a cobrar mayor relevancia hasta el punto de que leas la lista y te asombres cuestionando “¿yo hice esto?”. Muchas veces en el momento en el que logramos algo no somos conscientes del impacto que esta acción puede tener tanto en nuestras vidas como en la vida de los demás, por eso ¡Apúntalo!


En segundo lugar, algo muy importante a manera de introspección que también puedes realizar mediante el ejercicio de escribir, es, en principio, identificar en qué situaciones te sientes un impostor, cuándo sientes que tu trabajo no es válido, ni suficiente, y luego de identificar estos momentos, apúntalos, para que de esta manera puedas ser consciente de qué situaciones originan esta percepción en ti, para que poco a poco puedas afrontarlas.


Finalmente, recuerda que nuestra capacidad de ser productivos tiene un gran impacto en nuestra percepción de nosotros mismos, por ello es importante que no postergues actividades que puedes hacer rápido o en el momento en el que te son asignadas. A veces cumplir con varias actividades chicas en un día te brinda satisfacción y la sensación de estar aportando algo al mundo y a tu desarrollo personal. Organízate y haz un check-list de actividades diarias y trata de cumplir con la mayoría. Verás cómo poco a poco tus sentimientos de impostor irán desapareciendo, sobre todo cuando mires en retrospectiva todas estas listas diarias y te des cuenta de todo lo que has logrado.

69 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo