top of page

Impacto de las redes sociales en la depresión juvenil



El impacto de las redes sociales en la depresión juvenil es un tema que ha estado generando mucha preocupación en los últimos años. Si bien las redes sociales tienen buenas intenciones, como conectar a la gente alrededor mundo y mostrarle contenidos interesantes y de entretenimiento, también tienen consecuencias negativas.


Diversas investigaciones han demostrado que su uso excesivo puede contribuir al desarrollo y/o agravamiento de diversos problemas emocionales, como la baja autoestima, ansiedad e incluso con tres veces más probabilidades de sufrir depresión.


Esto se vincula con el hecho de que los adolescentes pueden verse expuestos a contenido negativo, como bullying, amenazas o acosos en línea, así como a la tendencia de compararse constantemente con otros usuarios de redes sociales, lo cual contribuye a una percepción distorsionada sobre la realidad desencadenando inseguridades personales y sentimientos de inferioridad.


Sin embargo, el impacto de las redes sociales en la depresión juvenil no es totalmente negativo, siempre y cuando se usen adecuadamente, ya que pueden ser una herramienta útil para mejorar la autoestima al permitirles a los jóvenes y adolescentes de las mismas edades conectarse y compartir ideas o experiencias similares que les sirven como apoyo emocional, el cual tal vez no encuentran en su entorno real.


En conclusión, el uso de las redes sociales puede tener un impacto tanto positivo como negativo en la depresión juvenil. Por eso, también es importante que los padres y profesores en las escuelas fomenten una conversación abierta con los adolescentes sobre el uso de las redes sociales para asegurarse de que las usen adecuadamente y no se vean expuestos a contenido negativo o peligroso.


Algunas acciones que se pueden realizar para asegurar un uso saludable de las redes sociales y prevenir la depresión u otros problemas emocionales son:


  • Concentrarse en el equilibrio: Realizar otras actividades fuera de línea, como el deporte al aire libre o el desarrollo de habilidades sociales, así como actividades que ayuden a desarrollar la identidad y confianza.

  • Desactivar notificaciones: Evitar que esto se vuelva invasivo y fomente una constante interacción con los teléfonos.

  • Enseñar a los hijos el uso consciente de las redes sociales: Anímelos a ser honestos con ellos mismos sobre cómo los hace sentir el tiempo que pasan en las redes sociales y a alejarse de las interacciones que aumentan su estrés o infelicidad.

  • Dar el ejemplo como padres: Pasar menos tiempo en redes sociales y más tiempo de calidad juntos como familia, incluyendo cenas sin teléfono y otras actividades. Sus hijos podrían resistirse, pero sentirán los beneficios.

  • Tiempo sin teléfono antes de dormir: Establecer una política de no teléfonos en el dormitorio después de una hora específica, tanto al acostarse como levantarse.


Si estás interesado en conocer más sobre el Trastorno Depresivo, o si tú o algún familiar padece esta enfermedad y necesita contar con ayuda psicológica, no dudes en solicitar una cita comunicándote con nosotros en nuestra sección “Contacto”, o si deseas hablar directamente con un asesor, comunícate a nuestro WhatsApp.


Y si deseas acceder a un plan con grandes descuentos en atenciones de salud mental y emocional con especialistas certificados, sé parte de nuestro Club de la Felicidad, gracias al cual obtendrás varios beneficios y descuentos en consultas y atenciones psicológicas, psiquiátricas, terapia familiar, evaluación psicosociales y mucho más. Para más información, escríbenos a nuestro WhatsApp.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page