¿Pensabas que no podías odiar más tu trabajo de lo que ya lo odias?


El síndrome de Burnout hace referencia al estrés laboral crónico. Sí, justo cuando pensabas que no se podía poner peor, la palabra crónico llega para superar tus expectativas. ¿Pensabas que no podías odiar más tu trabajo de lo que ya lo odias? ¿y pasa si te digo que esto puede cambiar tu personalidad y generarte una indiferencia, cansancio y desmotivación hacia todo lo que te rodea? Ya ni relajarse es divertido. ¿Te sientes identificado con esta descripción? Entonces te recomiendo seguir leyendo, porque la cosa se pone más seria.


El síndrome de burnout no aparece de la noche a la mañana. Como puedes ver, es el resultado de soportar estrés laboral de manera prolongada. Con el tiempo tu motivación y ganas de hacer las cosas bien se apagan y la emoción que en algún momento sentiste por este trabajo pasó a ser odio y finalmente indiferencia. Posiblemente no entiendas por qué tienes tan pocas ganas de hacer las cosas, por que eres tan improductivo o por que te pasas todo el día adolorido. Lo cierto es que este estado de agotamiento mental, emocional y físico se presenta como resultado de exigencias agobiantes, estrés crónico o insatisfacción laboral.


Antes se creía que este síndrome solo aparecía en aquellas profesiones que están en relación con el trato al público y clientes, denominado también exposición social, por el claro agotamiento que representa estar interactuando con todo tipo de personas constantemente. Sin embargo, este síndrome puede presentarse en cualquier ocupación, sobre todo cuando existe una gran discrepancia entre las expectativas laborales del trabajador y la realidad de las tareas a las que se enfrenta día a día, o existe un ambiente laboral con exceso de tensión, degradado y/o con relaciones laborales manifiestamente conflictivas. Es más, es posible incluso, que las causas del síndrome no se encuentren dentro de tu trabajo. Por ejemplo quizás realizas tareas y actividades extralaborales exigentes o te caracterizas por se una persona muy perfeccionista.


Pero entonces, si creo tener este síndrome ¿Qué puedo hacer? Recuperarse del desgaste profesional a menudo requiere tiempo y un buen apoyo. Una terapia psicológica puede ser útil para identificar las causas del estrés y encontrar estrategias para mejorarlas o evitarlas. Para recuperarse del agotamiento también es importante tomarse tiempo para descansar y energizarse fuera del trabajo haciendo actividades placenteras, buscando el apoyo de familiares y amigos, haciendo ejercicio, etc.


138 visualizaciones0 comentarios