¿Preocupación excesiva durante la pandemia?