¿Qué es el Autismo?


El autismo es lo que se le llama un trastorno del neurodesarrollo. Es decir, es un problema o desviación de cómo el cerebro se desarrolla. El cerebro de una persona con autismo es diferente de manera estructural y funcional. Es decir, a nivel estructural, las conexiones dentro del mismo son diferentes a un cerebro normal; y a nivel funcional, la persona con autismo resuelve de manera distinta y procesa información de manera distinta.


Trastorno generalizado del desarrollo o TGD es el tipo de trastorno que engloba al Autismo en tanto este consiste en un trastorno que afecta de manera generalizada y prolongada a un niño durante su desarrollo. En este sentido, cuando uno habla de autismo se habla de una triada de diagnóstico. Es decir que hay tres factores principales que se ven afectados:


1° Todo lo que hace la interacción social recíproca. Debido a que les cuesta mucho identificar las emociones en las demás personas puesto que carecen de un sentido empático.

2° Todo lo que hace la comunicación. Les cuesta comunicarse mucho, no solo verbalmente sino de manera no verbal ya que les resulta complicado decodificar este tipo de comunicación.

3° Patrones de intereses. Tienden a enfocarse y obsesionarse con un tema en particular los que les posibilita un alto grado de especialización sobre el tema.


¿Por qué se habla de un espectro autista?


El espectro autista, al igual que el espectro de colores del blanco al negro, tiene una serie de grises que lo componen. En este sentido, hay personas con autismo con diferentes niveles cognitivos: Se puede hablar de personas muy inteligentes con autismo, así como personas que tienen retraso mental y también tienen autismo. A su vez, poseen muy distintos niveles de lenguaje, hay personas que les cuesta mucho comunicarse y personas que hablan con más fluidez. Y, finalmente, tenemos diferentes niveles de severidad. Toda esta variación de aspectos genera una gran variedad de combinaciones posibles que son las que constituyen el espectro autista.


El autismo no es un trastorno del aprendizaje. Es un trastorno del vínculo o trastorno social, internacional. Es decir, que con lo que más se debe de trabajar con las personas con autismo es el aspecto humano relacional. Una vez que esa parte esté “sana”, en el caso de los niños, se va a poder dar un desarrollo típico. Si cree que su hijo presenta alguno de los síntomas arriba descritos, no dude en contactarnos. Recuerda que en Felizmente estamos dispuestos a ayudarte de la mano de los mejores profesionales en salud mental.


Para más información relacionada a salud y bienestar mental, puedes consultar el contenido en nuestra sección de noticias.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo