¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando leemos?


¿Alguna vez te has preguntado por qué sientes tanta empatía con el protagonista de un libro? ¿Por qué sufres tanto cuando le pasa algo malo a tu personaje favorito? Quizás creas que es porque la historia es muy buena, o porque el autor es muy talentoso; y, claro está, esto en parte es verdad. Si el autor no tuviera el expertise para crear una historia que conecte contigo, quizás nunca te sentirías identificado con los personajes; sin embargo, lo cierto es que esta identificación es posible gracias a la forma en la que nuestro cerebro procesa la información.


El ser humano es un ser empático. De hecho, las personas que no son capaces de desarrollar esta empatía son consideradas sociópatas. Por naturaleza, sentimos identificación en el otro, a veces más a veces menos. Lo mismo ocurre cuando leemos, pero a un grado de identificación distinto. Diversos estudios han demostrado que cuando leemos una acción o una emoción, las áreas de nuestro cerebro que se activan son las mismas que se activarían si en realidad estuviéramos realizando la actividad en cuestión. Es nuestra capacidad de proyectar estas actividades hacia nosotros mismos las que nos permiten vivir prácticamente “en carne propia” lo que leemos.


Nuestro cerebro crea fotos mentales de los sucesos que leemos y recrea la situación de manera tan vívida que esta puede ser considerada como una experiencia propia. De ahí que siempre se diga que tanto leer como viajar te dan experiencias del mundo. Es así que, si por ejemplo lees la historia sobre alguien que está afrontando una situación de duelo, por más que tú nunca hayas experimentado una situación similar, estarás en la capacidad de comprender a alguien que la está atravesando en base a este nuevo conocimiento.


Partiendo de esto, tiene sentido decir que el leer te provee de más creatividad. Cuando te identificas y experimentas cosas nuevas mediante la lectura también generas una mayor capacidad de abstracción y te provees de más referentes conceptuales para poder crear y fusionar ideas. Es así que puedes tener soluciones creativas hacia los problemas que se te presenten y una visión del mundo mucho más enriquecida. Sin embargo, cultivar el hábito de la lectura, si es que aún no lo tienes, no es una tarea sencilla. Te recomendamos que empieces con libros que traten temas de tu agrado, que sean ligeros y amenos de leer. Quizás te tome un tiempo acabar este primer libro, pero trata de ser constante. Mantén una lectura de entre 5 y 10 minutos diarios y al poco tiempo verás un gran avance.

104 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo