¿Temor y depresión después del COVID-19?



A estas alturas de la pandemia causada por la aparición y propagación del COVID-19, todos conocemos a alguien que ha estado contagiado, si es que no hemos experimentado nosotros mismos este virus. Más allá de las consecuencias en la salud física, nuestra salud mental también puede verse afectada después de haber afrontado esta situación, y es nuestro deber conocer estos efectos para que nuestro cuidado personal sea pleno.


Primero, podemos experimentar estrés o ansiedad generadas por la hiperconexión digital. ¿Qué quiere decir esto? Nos encontramos todo el día refrescando las redes sociales y las páginas web de noticias para enterarnos de cifras, nuevos descubrimientos o cualquier información relacionada con el COVID-19. Querer estar actualizados sobre la coyuntura es algo bueno, pero no debemos dejar que esto escale y tenga efectos negativos en nuestra salud mental.


Además, podemos presentar síntomas depresivos, como la desesperanza, alteraciones de los patrones de sueño e incluso cambios en nuestro apetito. Junto con ello, se encuentra la ansiedad por contagiar a los seres queridos, especialmente si vives con personas que se encuentran en la población de riesgo mayor. Esto puede llevar al aislamiento, a pesar de que uno ya no tiene el virus.


Por otro lado, uno puede sentir mayor temor o rechazo a la interacción con otras personas, que puede presentarse al realizar actividades cotidianas como ir al supermercado o salir a la calle a pasear a su mascota, por el miedo a volver a contagiarse. Sin embargo, puede ocurrir también que uno se vaya al extremo opuesto, y es que hay personas que después de tener el virus sienten que son inmunes, por lo que descuidan la salud, disminuyen su protección y ya no respetan el distanciamiento social. Esto se genera por un falso sentimiento de seguridad, que está alimentado por la desinformación.


El COVID-19 ha afectado a miles de personas, y ser uno más dentro de las cifras puede ser aterrador; pero si has superado los efectos del virus, ahora puedes continuar cuidando tu salud mental y así logres sobreponerte rápidamente. Si los sentimientos de ansiedad, temor o incluso depresión escalan, ponte en contacto con un especialista que te brinde las pautas y herramientas para superar completamente estas consecuencias. Recuerda, si te cuidas tú, cuidas a todos.


16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo