¿Cómo saber si mi hijo está deprimido?



La depresión puede afectar a cualquiera independientemente de su edad. Esto quiere decir que los niños también pueden padecerla. Según las investigaciones 3% de los niños de 3 a 17 años sufren de depresión. Sin embargo, el porcentaje aumenta a partir de los 13 años. Pero ¿Qué es lo que puede llevar a un niño de 3 años a estar deprimido?


Las causas de la depresión infantil


Es muy común asociar la depresión infantil a los problemas familiares que ocurren alrededor del niño. El ejemplo más común vendría a ser la separación de los padres o quizás la muerte de uno de ellos. Estas circunstancias implican un cambio muy drástico en la vida del menor. Sin embargo, asociar la depresión únicamente en relación a los problemas que pueden tener los padres es muy limitado. Existen varios factores que pueden generar que los niños desarrollen sentimientos de estrés que a largo plazo pueden desencadenar distintos grados de depresión.


Pero ¿Cómo? ¿los niños se estresan? ¿Qué su única responsabilidad no es jugar y estudiar?


Esta creencia antigua es muy problemática. Esto debido a que contrasta las responsabilidades de un adulto con las de un niño, lo cual termina por minimizar los problemas del pequeño. De esta forma, se niega la posibilidad de que un niño pueda verse afectado por los problemas de su entorno. En el caso de un divorcio o de la muerte de un familiar, se tiende a ser más comprensivo dado que el padre también está atravesando por la situación. Pero ¿Qué pasa en las situaciones en las que sólo el niño se siente afectado?


Algunos ejemplos de situaciones estresantes


  • ¿Su hijo escucha cuando habla de sus problemas del trabajo, o de la enfermedad de algún pariente, o incluso de los problemas económicos en el hogar? Recuerde que usted puede transmitirle ansiedad a su hijo por la forma en la que se expresa de ciertos temas.

  • ¿Ven muchas noticias relacionadas a accidentes o desastres naturales? Los niños que ven imágenes perturbadoras por televisión o que escuchan hablar sobre desastres naturales, guerra y terrorismo pueden preocuparse por su propia seguridad y la de las personas que quieren.


Al respecto, la Asociación Psicológica Estadounidense (APA, por sus siglas en inglés) ha establecido algunas pistas para identificar si un niño está estresado y cómo reaccionar frente a los síntomas. Algunas de estas pistas son: los cambios a corto plazo en la conducta, como los cambios de humor, el mal comportamiento, el cambio en los patrones del sueño o el hecho de mojar la cama.


Por ejemplo, si observa que su hijo ha adquirido un nuevo hábito como chuparse el dedo, enredar su dedo en su cabello o incluso hurgarse la nariz quizás sea bueno conversar con él para ver si hay algo que lo está molestando. De lo contrario la situación puede agravarse y se pueden empezar a desarrollar síntomas propios de la depresión infantil.


¿Cómo identificar la depresión en los niños?


La depresión en los niños se presenta de forma diferente que en los adultos. Ello quiere decir que los síntomas son diferentes. Estos pueden ir desde la irritabilidad hasta la baja energía. Algunos de los síntomas más comunes son…


➔ Dolores sin causa aparente.

➔ Sentimientos de desesperación e impotencia.

➔ Episodios frecuentes de llanto.

➔ Cansancio o falta de energía.

➔ Dificultad para concentrarse.

➔ Sensación de infelicidad la mayor parte del día.

➔ Falta de autoestima y poco interés por ver a los amigos o familiares.

➔ Dificultades para dormir.

➔ Pérdida de confianza.

➔ Cambios en los patrones alimentarios.


El tipo y el número de síntomas que mostrará el niño depende, si tiene una depresión leve o mayor.


Si observa que su hijo ha desarrollado algunos de los síntomas antes descritos y que estos duran más de dos semanas, no dude en contactarnos. En Felizmente estamos dispuestos a ayudarte de la mano de los mejores profesionales en salud mental.


Para más información relacionada a salud y bienestar mental, puedes consultar el contenido en nuestra sección de noticias.

11 visualizaciones0 comentarios