¿Cómo tu infancia influencia la forma en la que amas?




Cuando hablamos de relaciones, cada uno de nosotros tiene una forma particular de demostrar cariño y afecto, pero a veces la forma en la que se expresan estos sentimientos puede ser negativa en vez de positiva.


Según un estudio, los niños que tenían una relación segura con sus padres mientras crecían, suelen tener mejores relaciones interpersonales en el futuro. Pero los niños que tenían relaciones inestables con sus padres, suelen tener comportamientos poco sanos que conllevan a tener inestabilidad dentro de las relaciones con los demás a largo plazo.


El doctor Milán y Kay Yerkovich han determinado que existen 5 formas de demostrar afecto determinadas por nuestra infancia.


  1. El evitador


Estas personas tienden a evitar sentir emociones porque sienten que ello implica un posterior sufrimiento. Por lo general se sienten incómodos cuando las personas a su alrededor se sienten emocionales. Las personas que evitan valoran mucho más su espacio personal lejos de otras personas.


Si crees que tienes esta forma de amar, es muy probable que de niño, en tu casa tus padres o a tu alrededor no te hayan mostrado mucho afecto, lo cual hace que pongas más foco en ser independiente ya que “sólo puedes confiar en ti mismo”. Es muy probable que si algo te haya molestado o asustado de niño, no hayas encontrado el consuelo que necesitabas, ya sea físico o emocional. Lo más probable es que en cierto punto hayas dejado de prestarle atención a tus propias emociones o necesidades para concentrarte el lidiar con el estrés y la ansiedad de tener poco a ningún consuelo de tus padres o cuidadores.


  1. El vacilador


Vacilar significa moverse de un lado a otro. Esto aplicado en una forma de mostrar afecto implica que constantemente estás divagando entre diferentes opiniones y acciones. Es decir, eres indeciso. Si tu forma de mostrar afecto es esta lo más probable es que tiendas a idealizar las nuevas relaciones, pero cuando la persona te muestra un comportamiento que no ha sido idealizado por ti tiendes a dudar de tu relación e incluso consideras terminarla.


Si consideras que tienes esta forma de mostrar afecto, es muy probable que de niño hayas crecido con un padre impredecible, que quizá siempre estaba buscando una razón para dejar la casa, incluso cuando tú lo necesitabas. Cualquiera haya sido el caso, tus necesidades no eran la primera prioridad de tus padres. Debido a ello, puedes haber desarrollado un miedo al abandono, debido a que no has recibido cariño constante por parte de tus padres


  1. El controlador


Si tienes esta forma de demostrar afecto, es muy probable que siempre quieras tener el control en la relación para evitar los sentimientos negativos. Al tener el control, significa que tú limitas tu exposición a sentimientos como la humillación, el miedo y sentirse desamparado. La emoción que no te hace sentir vulnerable es el enojo, entonces es muy probable que la utilices para expresar tus emociones. Probablemente tienes una forma particular en la que te gusta que las cosas sean hechas y cuando no se cumplen estas expectativas, te molestas o estresas.


Si te identificas como un controlador, es muy probable que hayas crecido en un hogar donde no te hayas sentido protegido, y cuando haya habido alguna amenaza de daño en tu vida, nadie estaba ahí para asegurarse de que tu estuvieras a salvo. No te gusta salir de tu zona de confort, y haces lo que te sea posible para mantenerte alejado de sentir sentimientos negativos. Aprendiste a ser hostil y hacerte cargo de ti mismo, porque si no lo hacías, nadie más lo haría por ti.


  1. El complaciente


Esta tipo de persona siempre busca que los demás a su alrededor estén felices, incluso si esto significa sacrificar sus propios deseos y necesidades. Los complacientes tienen el hábito de monitorear el sentimiento de las personas que se encuentran a su alrededor para asegurarse de que estas estén felices. Si alguien tiene un cambio de comportamiento, el complaciente se empieza a sentir ansioso y estresado. Si eres un complaciente, es muy probable que te resulte muy difícil manejar los conflictos, así que mientes o haces lo que la otra persona quiere que hagas, solo para evitar el conflicto. Usualmente es muy difícil para un complaciente decir no.


Las personas complacientes suelen haber crecido con padres sobreprotectores, molestos o criticones. Seguramente tenían estándares sumamente altos que querían que cumplieses y si no hacías las cosas como ellos querían que las hicieses, no ibas a recibir una buena respuesta de su parte. Las personas usualmente te ven como “el niño bueno”. En vez de recibir consuelo de tus padres, eras tú el que los consolaba a ellos disculpándote por cosas que estaban fuera de tu control. Como sabías que tus padres tenían reacciones negativas, buscabas evitarlas haciendo cualquier cosa en tu dominio para complacerlos.

  1. La víctima


Las víctimas suelen tener una baja autoestima y son muy propensas a sufrir de depresión o ansiedad. En vez de vivir, ellos suelen dejarse llevar por los sucesos que ocurren a su alrededor. En las relaciones, resulta común que ellos graviten alrededor de un controlador, ya que ellos replican lo que han experimentado durante su infancia. Las víctimas usualmente han crecido en un hogar caótico. Tus padres probablemente andaban siempre molestos o incluso llegaban a ser violentos. de esta forma aprendieron a ser complacientes para desviar la atención de sus personas. ¿Alguna vez usaste tu imaginación para escapar de la negatividad que te rodea? Esto es común para las víctimas ya que estar siempre presentes representa mucho dolor para ellos.


Estas cinco formas de mostrar afecto nos ayudan a entender mejor la forma en la que reaccionamos y nos comportamos en nuestras relaciones. Además nos ayudan a entender por qué tenemos ciertos rasgos de nuestra personalidad, ya que estos están influenciados por nuestras vivencias durante la infancia.

¿Te identificas con alguno de estos perfiles? ¡cuéntanos en los comentarios! Y recuerda que si quieres cambiar estos comportamientos, en Felizmente contamos con los mejores profesionales quienes están dispuestos a ayudarte y guiarte durante esta proceso de cambio.


24 visualizaciones0 comentarios