top of page

Depresión infantil: ¿Cómo reconocer las señales?



Los problemas y desafíos que podrían enfrentar los niños actualmente en la escuela y en la vida diaria pueden llegar a causarles depresión, lo cual es mucho más fuerte que sentirse o parecer triste. Este trastorno depresivo incluso puede afectarlos de tal manera que hasta podrían hablar de querer hacerse daño ellos mismos.


Por ese motivo, es importante estar atentos al comportamiento de nuestros niños, aprender a identificar los síntomas de la depresión y así poder buscar la ayuda médica necesaria lo antes posible.


Para ello, aquí te compartimos una lista de las principales señales y síntomas de la depresión en niños:


  • Pérdida de habilidades y retroceso de madurez.

  • Ansiedad de separación.

  • Dolores frecuentes de cabeza.

  • Molestias frecuentes de barriga y ganas de vomitar.

  • Inquietud, fatiga, irritabilidad y agresión.

  • Negativismo y aislamiento social.

  • Horas de dormir inusuales a lo largo del día.

  • Pérdida de apetito y de peso.

  • Sentimiento de tristeza o soledad.

  • Falta de concentración y fracaso escolar.

  • Pérdida de interés en actividades diarias y sentirse “aburrido”.

  • Micción nocturna.


Es fundamental hacerles saber a tus hijos que tener depresión no es su culpa y que es una enfermedad con un tratamiento muy eficaz que los hará volver a sentirse como antes.



Tratamiento de la depresión en niños


Para tratar de manera eficaz la depresión en los niños se debe buscar la ayuda de un profesional en salud mental, generalmente un psicólogo clínico o un psiquiatra. El especialista se encargará de elegir el tratamiento o combinación de tratamientos más adecuados para cada caso, dependiendo de la severidad de cada uno. Los tratamientos más utilizados son:


  • Tratamientos psicológicos: Terapia cognitivo-conductual, terapia interpersonal o terapia familiar.

  • Tratamientos farmacológicos.

  • Tratamientos combinados (fármacos y psicoterapia).



Algunos consejos para mejorar la depresión infantil desde el ámbito familiar son:


  • Comunícate con tranquilidad y cariño, creando un ambiente de confianza.

  • Hablar de sus emociones y dejar que expresen cómo se sienten.

  • Ayudar a planificar su día, teniendo una constancia de horarios y una rutina de sueño y comidas es fundamental..

  • Crea un ambiente donde todo se trate de oportunidades para aprender, no fracasos.

  • Evita la culpa o la pena y encuentra soluciones.

  • Demuéstrale apoyo y que juntos saldrán de ese estado complicado para él o ella.

  • Contacta con un psicólogo o psiquiatra, así ayudarás a prevenir el empeoramiento de la depresión y disminuir los efectos secundarios.


Descubrir que tu hijo tiene problemas emocionales, como la depresión o ansiedad, es importante para ayudarlo y brindarle las herramientas necesarias para aprender a gestionar sus emociones.


Si estás interesado en conocer más sobre el Trastorno Depresivo, o si tú o algún familiar padece esta enfermedad y necesita contar con ayuda psicológica, no dudes en solicitar una cita comunicándote con nosotros en nuestra sección “Contacto”, o si deseas hablar directamente con un asesor, comunícate a nuestro WhatsApp.


Y si deseas acceder a un plan con grandes descuentos en atenciones de salud mental